Oleada de pateras este fin de semana, que ya llegan hasta Alicante

Es la primera vez que atracan en la costa valenciana. En dos días, 250 inmigrantes han arribado a Canarias, Almería, Murcia...

Las Islas Canarias, Almería, Cádiz, Motril (Granada), Málaga, Cartagena (Murcia)... la avalancha de pateras ha sido tan importante este fin de semana que los cayucos han llegado por primera vez hasta la costa alicantina.

En total, el número de inmigrantes que han llegado a España el sábado y ayer domingo a bordo de embarcaciones asciende a 253. El caso más llamativo son las cinco pateras que han arribado a Benidorm (Alicante).

La Guardia Civil encontró cuatro de ellas el sábado ya vacías varadas en la playa. Solo había ropas mojadas, víveres y medicinas. Sus ocupantes ya no estaban. La quinta patera con rumbo a Alicante fue interceptada ayer de madrugada muy cerca de la isla de Benidorm. En ella iban seis inmigrantes, dos de ellos menores de edad, todos de origen magrebí.

Tanto la Benemérita como la subdelegada del Gobierno en Alicante, Encarna Llinares, calificaron de «hecho novedoso» la llegada de pateras a las costas levantinas y explicaron que lo más seguro es que los inmigrantes se acercaran a bordo de un buque nodriza y a pocas millas de la costa hiciesen la parte final del trayecto en patera, una método muy utilizado por las mafias.

Ayer, a Andalucía

El goteo de embarcaciones también fue incesante ayer en las costas andaluzas. Un pesquero rescató por la tarde una patera en aguas del Cabo de Gata (Almería). En ella viajaban 19 inmigrantes.

Otra con cuatro inmigrantes subsaharianos fue interceptada en  Vélez-Málaga. También ayer arribaron a las costas de Cádiz y de Motril (Granada) dos cayucos con 29 y 40 sin papeles, respectivamente. En Murcia, donde ya es más frecuente que lleguen embarcaciones procedentes de Argelia y Marruecos, han sido interceptadas este fin de semana otras cinco pateras.  Canarias tampoco se libró, con tres cayucos con 90 subsaharianos a bordo.

Para distraer y traer la droga

La Guardia Civil sospecha que las mafias del narcotráfico planifican las oleadas de pateras para tener ocupadas a las patrulleras de la Benemérita y poder así trasladar con más tranquilidad desde África sus cargamentos de hachís y cocaína. También han detectado que estas mafias utilizan embarcaciones deportivas para amarrar en los puertos deportivos donde la vigilancia policial es menor. Precisamente el sábado, la Guardia Civil interceptó en aguas de Murcia un velero con 2.500 kilos de hachís. Hubo 15 detenidos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento