Julia y María Teresa
Julia y María Teresa.

Julia García tiene 59 años, es funcionaria y vive en Madrid. Su hermana menor, María Teresa, de 57 años, es ama de casa y vive en Fuengirola.

Julia habla de Maite

Es lo más encantador. Vivimos juntas hasta que se casó y se trasladó a Fuengirola.

Hemos ido a varios lugares de Madrid para recordar los viejos tiempos, los lugares por los que paseábamos y en los que trabajamos juntas.

Recuerdo una trastada que me hizo de jóvenes: casi no nos quedaba dinero y se lo gastó en la peluquería, en un moldeado. Por entonces vivíamos en una pensión las dos.

Cuenta mentirijillas  piadosas. Creo que es el defecto más grande que tiene Maite.

Maite habla de Julia

Es cariñosa y comprensiva. A veces es algo nerviosa, pero suele guardar la calma.

Tengo buenos recuerdos de las dos en Madrid. En los años setenta salíamos por Legazpi y bailábamos las canciones de moda del momento.

Nunca me ha hecho una faena. Con lo de la peluquería me echó una bronca, pero no es de largos enfados. Juli nunca le ha dicho a nadie: «Me enfado y no te hablo».

Tarda mucho en arreglarse. Hay que avisarle una hora antes para que esté lista a tiempo.

Maite, como la llama su hermana, está en Madrid para ver a su nieto. Estos días las hermanas recorren los lugares en los que se divertían de jóvenes. «Recuerdo con cariño La Castellana, los paseos, lo que nos hemos reído juntas... Mi deseo es que sigamos llevándonos así por muchos años», dice Julia.