Según ha informado la Generalitat en un comunicado, la sede de esta asociación -bajo el nombre de Asociación Valenciana de Jugadores Amateurs de Ajedrez, Dominó, Bridge y Póquér- servía de "tapadera" para la práctica ilegal del póquer en sus distintas variedades, especialmente el 'texas holdem'.

En la operación, denominada 'Fartons', los agentes han detenido a una persona y han identificado a 26, entre los que estaban el responsable, el crupier y algunos jugadores. Asimismo, se ha levantado cinco actas de tenencia de sustancias estupefacientes, otra por tenencia de de arma blanca y se han intervenido tres mesas de póquer, 3.000 fichas de este juego con distintos valores; numerosas barajas francesas de las utilizadas para este juego y dinero en efectivo.

Asimismo, se han incautado de varios aparatos de grabación -puesto que el local disponía de un circuito privado de grabación, que contaba con una cámara en la puerta-, documentación relacionada con la actividad del juego en el local y una caja fuerte de la que se desconoce su contenido.

Los agentes descubrieron que el responsable del local presuntamente dirigía la actividad a través de una organización de carácter familiar, que "obtenía grandes beneficios que eludían el control tributario de la administración".

El detenido contaba con la colaboración de su hijo, que era el encargado de abrir las puertas en torno a las 17.00 horas, hasta altas horas de la madrugada. Según la Policía, para acceder al local se tomaban todo tipo de precauciones, dirigidas a mantener la actividad oculta: llamadas previas, acceso restringido, entre otros.

La operación, que se inició a principios del mes de febrero de este año, ha concluido con la intervención final de la entrada y registro del mencionado local.

Consulta aquí más noticias de Valencia.