M-Clan y La Quinta Estación, juntos
Los madrileños de La Quinta Estación, que emigraron a América para triunfar, tocan hoy en Oviedo.

Se fueron de España porque no conseguían hacerse un hueco en el panorama musical. Los madrileños afincados en México La Quinta Estación han obtenido varios discos de platino en el continente americano, varios premios y nominaciones como las de los Premios MTV Latinoamérica como mejor nuevo artista en México o al Grammy Latino por su tercer CD, Acústico.

Hoy sonarán en las pistas polideportivas de San Lázaro temas de su segundo disco, El mundo se equivoca,  Flores de alquiler o El sol que no regresa. El público deberá ir preparado porque tendrá que corear muchas canciones. Las de La Quinta Estación, y también las de M-Clan, que tocarán antes en la llamada noche pop rock de San Mateo.

El grupo marciano se subirá al escenario para presentar Retrovisión, una recopilación de lujo de sus mejores temas, desde 1995 hasta  2006. M-Clan se dio a conocer con su versión de Serenade, de la Steve Miller Band, en los años noventa, pero sus temas han logrado llegar a lo más alto de las listas nacionales. No es un grupo al uso. Comenzaron tocando con sonido muy cercano al rock sureño, con el que el grupo disfrutaba, pero sus discos no alcanzaban las ventas deseadas. Hasta que el productor de La Oreja de Van Gogh, Alejo Stivel, se cruzó en su camino. Entonces llegaron los éxitos. Todos sonarán hoy. Ellos ponen el pop. El rock corre a cargo de Esmussein, el grupo que ganó el concurso Ciudad de Oviedo de 2006, y de los asturianos Ilegales, que actuarán los últimos.  

* Pistas de San Lázaro: Parque de Invierno. 22.0 h. 10 euros entrada anticipada y 12 en taquilla.

La última vez en Asturias

Han pasado más de dos años de la última actuación de M-Clan en nuestra región y seguro que al grupo no se le ha olvidado. El cantante y uno de los técnicos de sonido fueron detenidos en Gijón, ebrios. Después del concierto y una gran celebración, provocaron altercados en un establecimiento hostelero por los que acabaron en el calabozo acusados de desorden público.