Harry y Taffy
Harry Hulse, un estudiante de un instituto estadounidense, junto a su perro Taffy en la foto de graduación. WMAZ

Harry Hulse es un chico de Carolina del Norte que sufre diabetes. Junto a él siempre va Taffy, un perro cuyo cometido es detectar cuándo su dueño sufre una hiperglucemia y alertarle para que se inyecte insulina.

Este año, Harry ha posado para su anuario escolar, pero no lo ha hecho solo: a su lado posa también Taffy, que al fin y al cabo ha pasado tanto tiempo como él en el instituto.

"Ha salido más guapo que yo", bromeó Harry en unas declaraciones recogidas por la cadena WMAZ.