Cerca de 25.000 patos para caza que estaban destinados a España serán sacrificados hoy después de que se detectara el virus H5N2 de la gripe aviar en dos granjas en la región central de Portugal.

Según una fuente del ministerio de Agricultura, en total serán sacrificados unos 90.000 patos de la empresa Caza Brava, afectados por este virus, aunque las autoridades sanitarias lusas informaron de que el mismo no es transmisible a las personas.

Los patos se encuentran cerca de las localidades de Tomar y Vila Nova da Barquiña, en la región central de Portugal
Incineradas

Las dos granjas donde se crían los patos se encuentran cerca de las localidades de Tomar y Vila Nova da Barquiña, en la región central de Portugal.

Después de sacrificarlas, las aves serán incineradas y los restos soterrados, según un portavoz de la Dirección General de Veterinaria.

Todos los patos ya habían sido vendidos a diversas asociaciones españolas de cazadores, al precio de 7,5 euros por unidad.