Técnicamente, los vehículos ya están adaptados y el sistema ha superado la prueba piloto en la línea C-2. La única cuestión pendiente eran las máquinas de recarga para las tarjetas: el Ayuntamiento cifró en 150 el número de máquinas necesario para poner el servicio en marcha. Para hacer transbordos, los ciudadanos deberán adquirir una tarjeta inteligente que costará 2 euros (como finanza) y se recarga con múltiplos de 5 (de 5 a 60 euros). El Consistorio anuncia hoy cuándo entran en servicio.