La línea 28 del bus.
Una pasajera de la línea 28 del bus. L. G.

Como un reloj, llega el 28 a la parada del Hospital de San Juan, el punto de partida para desplazarse hasta la Albufereta. Hay poca gente esperando, pero un coche ha aparcado justo en la parada. Pasa un vehículo de otra línea justo al lado, lo que hace que entonces el autobús no pueda salir y se forma un pequeño berenjenal. Afortunadamente, se resuelve de manera rápida.

El conductor asegura que la línea es «muy tranquila», y que funciona «perfectamente». Al contrario que otros recorridos, como el 23 o el 24, «sube muy poca gente, no hay conflictos de ningún tipo» e incluso los chóferes «están contentos», relata.

Al igual que otros trabajadores de La Alcoyana han manifestado, este conductor se lamenta de que no disponen de ningún lugar donde descansar en la avenida Costa Blanca, al llegar al término del viaje.

«A veces, es muy complicado ir al baño durante el recorrido», comenta él, contrariado. «No sería mala idea instalar baños portátiles en algunos puntos», es su propuesta a la compañía. Nuestra nota: 7.

Amparo Albert

52 años.

«Subo normalmente a este autobús y va muy bien. Siempre llega a tiempo y, como no sube mucha gente, siempre te puedes sentar. Funciona genial».


Julia Cubero

73 años.

«Estoy muy contenta con este autobús, porque me deja en la puerta de mi casa. Es muy puntual, pasa siempre cada 20 minutos».

MÁS NOTICIAS DE ALICANTE