Pueden pasar un año de cárcel por cada año que no dejó dormir a los vecinos. La Fiscalía de Sevilla ha pedido cinco años de cárcel para los dueños de una discoteca Weekend, en Torneo, por emitir durante cinco años unos ruidos que afectaron "de forma grave" a la salud de los vecinos denunciantes, un matrimonio que durante los fines de semana se veía obligado a dormir en casas de otros familiares.

Los cuatro acusados dueños del local (Mónica N.L., José Luis A.R., Raquel N.L. y Jacobo E.J.) fueron denunciados por primera vez ante la Policía Local 1997 y, pese a las numerosas inspecciones y órdenes de cierre del Ayuntamiento, continuaron con su actividad hasta que se interpuso la denuncia penal en junio de 2002.

El fiscal especial de Medio Ambiente de Sevilla, que se hizo cargo de esta denuncia, considera que la actividad de la discoteca "ha impedido el desenvolvimiento normal del descanso y la vida diaria" del matrimonio.

La discoteca "afectó de forma grave a la salud de los perjudicados", pues la OMS entiende por salud "el estado completo de bienestar físico, mental y social y no solamente una ausencia de enfermedad", dice el fiscal.

Por ello, la Fiscalía pide para cada uno de los cuatro acusados cinco años de cárcel por un delito contra el medio ambiente y el pago de una multa de 8.640 euros.

Solicita además, la clausura de la discoteca durante cinco años, la inhabilitación de todos los procesados durante cinco años para actividades de ocio y musicales, y el pago de una indemnización de 10.000 euros a cada uno de los afectados.

Piden responsabilidad al Ayuntamiento 

Los acusados permitieron que la discoteca emitiese durante varios años "niveles de ruido que superaban los valores legalmente permitidos", según comprobaron las mediciones de la Policía Local.

El local tampoco tenía licencia de apertura, el aislamiento era insuficiente, el aparato limitador estaba deficiente y faltaban limitadores. Pero estuvo abierta hasta 2002.

En base a esta inactividad municipal, la acusación particular ha solicitado que el Ayuntamiento sevillano sea declarado responsable subsidiario del pago de las indemnizaciones, algo a lo que sin embargo no hace ninguna referencia el fiscal.

El dormitorio de los denunciantes llegó a soportar en distintas madrugadas mediciones de entre 93 y 110 decibelios A, cuando los valores límites aceptados por la OMS son de 35 decibelios A para la vivienda y 30 para el dormitorio.