"No fue una orgía": brasileñas dicen basta a la "cultura de la violación"

Miles de mujeres marcchan en Brasil el 1 de junio de 2016, a menos de una semana de la violación en grupo que conmocionó el país.
Miles de mujeres marcchan en Brasil el 1 de junio de 2016, a menos de una semana de la violación en grupo que conmocionó el país.
EFE

La violación que hace poco menos de una semana conmocionó Brasil sigue escandalizando debido a las opiniones encontradas sobre el brutal suceso.

Las reacciones de condena y empatía con la víctima se sucedieron, de las calles a la Camara legislativa, que ha aprobado un endurecimiento de las penas, pasando por la presidenta suspendida Dilma Rousseff o la ONU.  Pero muchas son las voces que aseguran -como prueba incluso se han divulgado memes- que la adolescente mintió y el acto fue consentido. "Fue una orgía", aseguran.

Y no solo en las redes, el propio delegado que inició la investigación le preguntó a la joven si no "le gustaba" y si acaso no"acostumbraba a tener sexo en grupo". El investigador fue apartado del caso, que pasó a manos de una mujer y sólo entonces comenzaron las detenciones.

Quienes cuestionan a la joven no solo son hombres, sino también muchas mujeres: "Es triste ver una mujer sin instrucción, que no se da valor. (...) por el facebook de ella se veía que no tenía un comportamiento digno", o "Era una puta que se dio a 30 bandidos y se hace la víctima", son solo algunos de los comentarios en las redes.

"En Brasil el crimen de violación es el único en que se investigan los antecedentes de la víctima y no del agresor. Vi la vida de esa chica destrozada. Varios rumores sobre su pasado. Del violador no hay nada", asegura por su parte la paulista Alesssandra Dadona.

Mujeres -y hombres- a las calles

En respuesta, miles de brasileñas y brasileños exigieron este miércoles en las calles de varias ciudades el final de las agresiones sexuales contra las mujeres y de la "cultura de la violación" con la que se criminaliza a las víctimas y se exime de culpa a los violadores.

La marcha más multitudinaria, en la que participaron al menos 2.000 mujeres, tuvo lugar en el centro de Río de Janeiro, donde la semana pasada una joven de 16 años fue presuntamente violada por al menos 30 hombres, que filmaron la agresión y la publicaron en las redes sociales.

Las manifestantes corearon consignas contra las violaciones y llevaron numerosos carteles como "no es no", "el machismo mata", "se trata de violencia, no de sexo" y "cuando desperté, había 30 hombres encima de mí", frase pronunciada por la víctima de la violación colectiva.

Una de las participantes en la marcha, Carol Danelli, acusó a la prensa brasileña de ser "machista" por la representación que hace de la mujer, algo que, según ella, quedó patente en el trato de las noticias publicadas sobre la violación multitudinaria.

"En la última semana las noticias siempre colocaron en jaque la voz de la víctima y nunca responsabilizaron al violador", comentó.

Otra joven, Esperança Fernandes Almeida, aseguró que en Brasil "existe una normalización de la violación", a través de la publicidad y las telenovelas y que "siempre se culpabiliza a la mujer" cuestionando su vestimenta o si pasa la noche en la calle y tratando sus cuerpos "como objetos".

En Sao Paulo, hubo una concentración similar cerca al Museo de Arte de Sao Paulo (MASP), en la céntrica Avenida Paulista, donde se congregaron cientos de mujeres.

"No es una enfermedad. Es un desvío de carácter y es una cultura que abraza discursos que circulan por la sociedad en conversaciones que parecen insignificantes, como piropos y censuras a la mujer. No se naturaliza el crimen y sí a la cultura de él", dijo la profesora Cristiane Megid.

Los manifestantes luego se unieron a los del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST), que a pocas cuadras ocuparon la sede de la Presidencia de la República en Sao Paulo y se enfrentaron con la Policía Militarizada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento