María José Varela, abogada de una de las víctimas de José Rodríguez, conocido como el violador de la Vall d'Hebron , rechaza la castración química para evitar la reincidencia de ex reclusos condenados por delitos sexuales y que no se consideren rehabilitados.

Es una barbaridad ya que el problema fundamental reside en la mente

Varela ha pedido que Rodríguez, que
saldrá en libertad definitiva el 22 de septiembre , continúe en la prisión y que cumpla "el máximo de 20 años".

También está contra la castración química el abogado del recluso, José Ángel Plaza, quien considera esta medida como "una barbaridad, ya que el problema fundamental reside en la mente, por lo tanto lo primero que se tendría que hacer es un tratamiento psiquiátrico".

La comisión catalana de expertos creada en julio para estudiar medidas que prevengan la reincidencia de ex reclusos condenados por delitos graves descartó ayer la castración química en su primer reunión.

"Profundamente arrepentido"

José Ángel Plaza ha manifestado que su cliente está "profundamente arrepentido" por las violaciones que cometió y considera una "brutalidad jurídica" la intención de la Fiscalía de evitar que salga libre.

"El ha cumplido todo lo que tenía que cumplir y judicialmente no debe nada a la sociedad", afirma el letrado quien consideró desde un principio a su defendido un enfermo mental por lo que pidió "un trato psiquiátrico de choque".

Plaza asegura que la administración penitenciaria "no le ha puesto mecanismos para la rehabilitación" ni ofrecido "ayuda alguna" para que el hombre pueda "socializarse o acceder a una profesión".