El Ayuntamiento de Bilbao iniciará el próximo lunes la tercera campaña de control y medición de ruidos en motos, uno "de los considerados más molestos", según informó hoy el Consistorio de la capital vizcaína.

En la última campaña, realizada la pasada primavera, la Policía Municipal y la Unidad Móvil de Contaminación Acústica del Ayuntamiento bilbaíno detectaron
seis motos que originaban ruidos por encima de los límites establecidos de las 218 inspeccionadas.

Los propietarios de las motos que presentaban exceso de ruido fueron multados con trescientos euros, si bien pudieron reducir esta cifra a la mitad una vez corregida esta deficiencia en un plazo inferior a dos semanas.

Según afirmó el Ayuntamiento bilbaíno, la contaminación acústica provocada por las motos es percibido por el 26,9% de los ciudadanos como "muy molesto o extremadamente molesto", a tenor de los datos ofrecidos por un estudio realizado sobre el impacto psicosocial del ruido ambiental en la capital vizcaína.

El parque de motocicletas de Bilbao representa el 5% de los vehículos motorizadas que circulan por la ciudad.