El diseñador biónico Hugh Herr, Premio Princesa de Asturias de Investigación

  • Por su contribución al desarrollo de extremidades biónicas y prótesis robóticas.
  • Experto escalador, Herr perdió sus piernas a los 17 años.
  • El jurado destaca que Herr ha desarrollado exoesqueletos que permiten potenciar las capacidades físicas humanas.
Hugh Herr, premio Princesa de Asturias de Investigación.
Hugh Herr, premio Princesa de Asturias de Investigación.
Wikipedia
El jurado de premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2016 ha distinguido al investigador estadounidense Hugh Herr con el galardón por haber desarrollado las primeras prótesis "que logran emular la locomoción humana" permitiendo superar discapacidades como la que él mismo tiene. Herr, que perdió sus piernas a los 17 años en un accidente de montaña, ha desarrollado un nuevo tipo de prótesis biónicas inteligentes controlables por el cerebro.

El ingeniero mecánico y biofísico estadounidense Hugh Herr ha sido galardonado este miércoles con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2016 por su contribución al desarrollo y diseño de extremidades biónicas y prótesis robóticas.

Herr (Lancaster, 1964), experto escalador que perdió sus piernas a los 17 años en un accidente de montaña, se ha especializado en el desarrollo de prótesis controladas por microprocesadores que emulan la funcionalidad de rodillas, tobillos o pies con las que este ingeniero estadounidense también pudo volver a practicar su deporte favorito.

Este galardón, que el año pasado recayó en las bioquímicas Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna por sus trabajos en la edición del genoma y al que este año optaban 34 candidaturas, está dotado con 50.000 euros, una reproducción de una escultura de Joan Miró, un diploma y una insignia que tradicionalmente entrega el rey Felipe en octubre en el Teatro Campoamor de Oviedo.

El jurado del Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica ha destacado la labor de Herr "permitiendo superar discapacidades, como la que él mismo tiene". El jurado ha valorado que sus métodos se basen "en un conjunto de disciplinas científicas y tecnológicas de vanguardia, con un impacto significativo en personas con discapacidades, a través de prótesis adaptables que permiten movimientos similares a los fisiológicos".

Además, añade el acta, Herr ha desarrollado exoesqueletos que, como estructuras externas y adaptadas al cuerpo, permiten potenciar las capacidades físicas humanas. "Estas contribuciones están acelerando la integración hombre-máquina, lo que permitirá mejorar la calidad de vida de millones de personas", ha concluido el jurado, que ha estado presidido por el científico español Pedro Miguel Echenique.

Hugh Herr, nacido el 25 de octubre de 1964 en Lancaster (EEUU), a los 17 años, y cuando ya había sido reconocido como uno de los mejores escaladores de Estados Unidos, quedó atrapado tres días en una tormenta de nieve en el Monte Washington, en el estado de Nuevo Hampshire. Sufrió la congelación de la parte inferior de las piernas, por lo que le fueron amputadas y le pusieron unas prótesis. Pero a Herr no le parecieron lo suficientemente buenas y se decidió a mejorar su diseño. Así creó dos piernas protésicas con las que pudo volver a la montaña.

Herr estudió Física en la Universidad de Millersville (1990), Ingeniería Mecánica en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), y se doctoró en Biomecánica en la Universidad de Harvard. Durante su estancia postdoctoral en el MIT, comenzó a trabajar en prótesis y órtesis de pierna tecnológicamente avanzados, dispositivos que lograban emular la funcionalidad de la pierna humana.

Es profesor asociado del Programa en Artes y Ciencias de los Medios de Comunicación del y en la División de Ciencias de la Salud y Tecnología de Harvard-MIT. Actualmente dirige el grupo Biomecatrónica en el MIT Media Lab, y enfoca su trabajo al desarrollo de sistemas robóticos que aumenten la capacidad física humana.

Ha desarrollado múltiples diseños capaces de ayudar a personas con discapacidades, algunos bastante conocidos en su ámbito, como la rodilla artificial Rheo Knee, controlada por ordenador; y el "PowerFoot", el primer pie robótico que da a su portador un paso natural y le permite subir y bajar colinas. El "PowerFoot" fue nombrado uno de los mejores inventos de 2007 por la revista Time. Es autor de más de 60 publicaciones en el área de rehabilitación y es titular, o cotitular, de más de una decena de patentes. Ha sido galardonado, entre otros, con el Premio Heinz de Tecnología (2007) y el Action Maverick y Spirit of Da Vinci (2008).

Herr, que ya optó al Premio Príncipe de Asturias en 2011, es además un reputado escalador.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento