La OCDE pide más gasto público para crecer y considera un lastre a la "incertidumbre política"

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría (i), y el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos (d).
El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría (i), y el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos (d).
EFE/Fernando Alvarado

La recuperación continúa en España, pero a un ritmo "más moderado" y amenazada por la " incertidumbre política". Es la principal conclusión que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) extrae sobre las perspectivas económicas españolas para los próximos dos años, tal y como se analiza en el informe semestral presentado este miércoles por el club de los países desarrollados.

"Un período prolongado de incertidumbre política podría lastrar todavía más la inversión y el consumo", advierte la OCDE, que estima que la economía española seguirá recuperándose pero "a un ritmo más moderado".

Según el organismo dirigido por Ángel Gurría, el PIB español crecerá un 2,8% este año (una décima más de lo que estima el Gobierno y de lo que la propia OCDE estimaba en noviembre) y un 2,3% en 2017 (una décima menos de la previsión del Ejecutivo español y dos menos que en su última previsión).

Las proyecciones macro de la organización también están en línea con las previsiones del Ejecutivo en funciones de Rajoy: una décima más de déficit este curso (-3,7%) de lo que estima el Ejecutivo español y dos menos en 2017 (-2,7%, por debajo del 3% que exige Bruselas en su Plan de Estabilidad).

Año20162017
PrevisiónEspañaOCDEEspañaOCDE
Crecimiento PIB2,7%2,8%2,4%2,3%
Déficit Público-3,6%-3,7%-2,9%-2,7%
Tasa de paro19,9%19,8%17,9%18,4%
Deuda pública99,1%100,3%99%100,1%

La OCDE destaca en su informe el contexto de bajos intereses en la eurozona, lo que "sigue siendo un apoyo para las familias y las empresas". Y en este sentido, la economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Catherine Mann, ha pedido al Gobierno español que recurra al gasto público —sobre todo destinado a proyectos con recorrido de una decena de años— porque hay "margen" para ello y ayudaría a incrementar el ritmo de crecimiento.

El organismo cree que la deuda pública en España "sigue siendo elevada" y no cree que vaya a bajar del 100% en los dos próximos años, en parte porque el organismo cree que la inflación, que por tercer año consecutivo volverá a ser negativa este año (-0,5 % de media) antes de pasar a ser positiva el próximo (1 %).

"La clave de la sostenibilidad de la deuda no es el numerador [la cantidad total debida], sino el denominador, el PIB", dijo Mann, que añadió que en un momento en que los Estados pueden endeudarse a tipos de interés casi negativos, es pertinente una "expansión fiscal", durante la rueda de prensa de presentación del informe.  Eso incluye, según Mann, gasto en infraestructuras "duras" de transporte, energía o del sector digital, pero también otras "blandas" como la educación y la innovación.

[A FONDO: Paro, salarios, productividad, mercado eléctrico... 10 sombras que observa la OCDE en España]

El organismo destaca que el crecimiento del empleo en España se elevará este año al 2,9%, el segundo más elevado de los 34 países de la OCDE y sólo por debajo de Turquía (3%). Pero calcula una tasa de paro del 19,8% en 2016, que se reduciría al 18,4% en 2017 (cinco décimas más de lo que estima el Gobierno), por lo que seguirá estando en el furgón de cola europeo, sólo superado por el 23,2 % de Grecia y lejos de la media de la eurozona (9,8 %).

Inquietud por la "débil recuperación mundial"

La preocupación de la OCDE por la moderación del crecimiento no solo se circunscribe a España, sino que se extiende a la economía global. Ocho años después del estallido de la crisis financiera, el mundo crecerá este año un 3%, como en 2015, y pasará al 3,3% en 2017, tres décimas menos en cada caso de lo esperado en noviembre. En conjunto, la OCDE crecerá al 2% este año y al 2,1% el próximo, dos décimas menos que en el último informe.

Catherine Mann alerta de que el potencial de crecimiento económico de los países miembros se ha reducido a la mitad en 20 años y eso tiene efectos estructurales, al tiempo que señaló la falta de incentivos de las empresas para invertir ante una demanda que consideran insuficiente. Un escenario, que según Mann no se puede corregir sólo con políticas monetarias.

La OCDE ha corregido a la baja las cifras de EE UU —crecería este año un 1,8%, siete décimas menos de lo esperado en noviembre— y un 2,2% en 2017 —dos menos— debido a "una inflexión en la inversión y en las exportaciones ante la fortaleza del dólar frente a otras divisas". En cuanto a la eurozona, el club de países desarrollados también rebaja el crecimiento al 1,6% del PIB en 2016 y un 1,7% el próximo año, es decir, dos décimas menos de lo estimado hace seis meses.

Además, advirtió de que sobre el Viejo Continente planea la amenaza del referéndum en el Reino Unido del 26 de junio, ya que si ese país saliera de la Unión Europea su crecimiento económico se resentiría. "España está moderadamente expuesta a la economía británica", afirma la OCDE, lo que significaría un incremento de la prima de riesgo de 50 puntos básicos para inversiones y valores, así como un aumento de 25 puntos básicos del diferencial de los tipos de interés.

Pero deja de estar inquieta por China, que deja de ser el principal motivo de preocupación porque los estímulos fiscales estarían dando resultados sobre la demanda interna. Por eso se mantienen las proyecciones de un alza del PIB del 6,5% este año y del 6,2% en 2017. Otros emergentes, en cambio, siguen presentando dificultades. Brasil continuará en caída libre en 2016 (-4,3%) y en 2017 (-1,7 ), y Rusia perderá un 1,7% de su actividad este año y sólo empezará a recuperar un 0,5% en 2017.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento