La Ertzaintza retiró esta mañana un artefacto casero que no llegó a explotar de los bajos de un vehículo particular de un agente de la policía autonómica vasca en la localidad guipuzcoana de Andoain, según confirmó el Departamento vasco de Interior.

Una garrafa con líquido inflamable y un cohete
El artefacto -compuesto por una garrafa con líquido inflamable, al que adosaron un
cohete pirotécnico- fue descubierto por los servicios de limpieza debajo de un coche que estaba estacionado en la plaza Nafarroa de Andoain.

Los servicios de limpieza alertaron de los hechos y los especialistas en artefactos de la Policía autonómica retiraron la bomba casera.

El Departamento vasco de Interior investiga si se trata de un acto de violencia callejera. La última acción de la banda terrorista ETA tuvo lugar en Logroño. Colocaron un coche-bomba con 60 kilos de explosivos que no llegó a estallar.

Condena unánime

Los grupos políticos del Ayuntamiento de Andoain han mostrado su "más firme repulsa" ante "el intento de sabotaje y quema" del coche de un ertzaina, y advirtieron a sus autores "que no van a amedrentar a la ciudadanía de este pueblo, por muchos actos fascistas que realicen".

En un comunicado firmado por PSE-EE, PNV, EB, PP y EA, el Consistorio mostró, asímismo, su "solidaridad" con el dueño del coche bajo el que fue colocado un artefacto, así como a toda su "familia",