El Plan Xeral de Vigo recibió ayer el primer empujoncito que lo hará salir de la parálisis que le ha dejado meses atascado en la Consellería de Política Territorial. Precisamente hoy, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, se reunirá con la titular de este departamento para conseguir darle el impulso definitivo que permita aprobar un documento que lleva años gestándose, no sin polémicas.

El Concello recibió ayer el informe en el que la Consellería de Medio Ambiente concede la excepcionalidad al PXOM. Al considerarse excepcional, el plan podrá recibir el visto bueno y su evaluación medioambiental no se hará hasta que haya sido aprobado.

Entre las cuestiones que se contemplan en este documento destacan que el Plan Xeral deberá reflejar tanto la futura depuradora como aquellas zonas de Vigo que se encuentran acústicamente saturadas. Ambos conceptos tendrán que quedar plasmados en el documento urbanístico pero no será necesario que el Concello lo haga ahroa, sino una vez que el PXOM haya sido aprobado definitivamente.

De hecho, ayer mismo el alcalde vigués, el socialista Abel Caballero, tildaba de meras "anotaciones" los cambios sugeridos por Medio Ambiente, a pesar de que fueron los propios miembros del PSdeG-PSOE local los que en la anterior legislatura fueron más críticos y opuestos a que el PLan Xeral fuera aprobado tal y como está sin introducir cambios que consideraban "significativos" y que deberían volver a exponerse al público.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE VIGO