Hecho polvo
Los aparatos de musculación presentan un estado lamentable y muchos los arreglan los propios usuarios.(k.r) K.R.

Cada mes de septiembre, los usuarios del Polideportivo San Pablo (donde se jugó el Eurobasket) llegan esperando que hayan arreglado los desperfectos en agosto o haya máquinas nuevas. Pero es al revés, «no sólo no han reparado nada, sino que funcionan menos máquinas aún», protesta Anabel Gervasini, una usuaria. 20 minutos pudo comprobarlo in situ.

Hartos, más de 50 usuarios han presentado a la dirección del pabellón cuatro escritos denunciando el abandono y mal estado de las instalaciones: gimnasio, piscinas y pistas de atletismo. Pero sin respuesta.

"Llevamos años pidiendo que reparen las máquinas. De las cinco cintas andadoras, sólo funcionan dos, y tres bicicletas de cinco están estropeadas", cuenta Rebeca Castillo. Las máquinas de steps (escaleras) no tienen las barras para apoyarse, ("se las llevaron") y varias máquinas de musculación están rotas.

"Nosotros mismos hacemos chapuzas para que tiren", bromea José M.ª Carrasco. Las tapicerías de las máquinas, casi todas rotas, igual que los sillines de las bicicletas.

No hay ventilación

El gimnasio está en el sótano y no funciona la ventilación. "Hace un calor sofocante. Sólo hay un ventilador. ¡Hacer deporte con 40 grados es inhumano!".

Pero "hay más", nos dicen: las goteras. Se filtra el agua de una piscina y el cloro crea boquetes en el suelo. Así, es imposible evitar el mal olor y falta de higiene de los baños. Con las calderas estropeadas en dos piscinas, "a los niños les han dicho que no vengan, que el agua está fría".