El despertar soñado de los madrileños sería con la caricia de un ser querido a la luz del amanecer acompañado de... un poco de sexo. Sin embargo, la cruda realidad desvela que la mayoría se levanta con el pitido del teléfono móvil (un 50%, que llega al 70% en el caso de los jóvenes; mientras que sólo el 34% usan el despertador). Además, salen de la cama de mal humor y con pocas ganas de hablar.

Éstas son las conclusiones a las que llega una encuesta realizada por Ad Hoc para Philips. Para ello han sido entrevistados 1.800 hombres y mujeres de toda España. En ella se refleja que los ciudadanos de Madrid prefieren levantarse y hacer el amor (42%) a sentarse tranquilamente a desayunar (36%). Aunque esto sólo es así en el caso de los hombres, porque la mayoría de las mujeres preguntadas sobre este mismo asunto elegiría, un 43%, recargar las pilas con un buen almuerzo matutino: sólo al 30% le apetece mantener relaciones al despertar.

El estudio desvela además que los madrileños tienen muy mal despertar: medio dormidos (58%), cansados (33%) y sin ganas de hablar (un 34%, los primeros de España en esta categoría). Además, el humor tiene pocas posibilidades de mejorar por la tarde, ya que los madrileños también son los españoles que menos duermen la siesta: sólo un 14% se la echa.

Los canarios también

La misma encuesta también refleja que las manías y preferencias a la hora de despertarse varían mucho de unas comunidades a otras. Además de los madrileños, sólo los canarios prefieren el sexo matutino (39%) a tener tiempo para desayunar de forma tranquila. En el extremo contrario se sitúan riojanos (55%), catalanes (52%) y gallegos (50%).