Los padres, detenidos. Un  recién nacido fue encontrado muerto ayer en un domicilio de Arganda del Rey, metido en una bolsa de basura. El macabro hallazgo lo protagonizó una compañera de piso de los padres del niño, ambos rumanos, que ya han sido detenidos.
Los hechos ocurrieron en la calle Leonor de Cortinas. Hasta allí se desplazó una unidad del Summa que intentó reanimar al bebé durante 30 minutos, aunque sin éxito.

La madre ocultaba su embarazo con una faja, por lo que nadie supo de su estado hasta ayer por la mañana, cuando Ana María, una de las inquilinas del piso, descubrió al regresar de llevar a sus hijas al colegio una bolsa sospechosa en el cubo de la basura. Los padres del recién nacido, que se encontraban en su habitación cuando Ana María descubrió el cuerpo, negaron en principio cualquier relación. Sin embargo, cambiaron de opinión cuando el esposo de Ana María les amenazó con llamar a la Policía.

A la maternidad

La madre, M. A. G., fue trasladada a la maternidad de O’Donnell y el padre, A. S. B., a las dependencias de la Guardia Civil de Arganda, según fuentes de la Benemérita. Los padres del bebé llevaban dos meses viviendo en el piso que compartían con la familia de Ana María y otro inquilino, todos rumanos. M. A. G. trabaja en el polígono industrial de Arganda. La pareja tiene en Rumanía otro hijo, de cuatro años.