La mayoría tenemos un mal despertar. El 52% de los catalanes preferiría levantarse de la cama con un desayuno tranquilo y copioso a quedarse en ella y tener relaciones sexuales (44%). Lo dice un estudio encargado por la empresa Philips y realizado a más de 1.800 hombres y mujeres españoles.

Los madrileños y canarios, en cambio, piensan lo contrario, y anteponen una mañana de sexo a un buen almuerzo a la carta.

Ahora bien, en lo que respecta al humor, de buena mañana no hay distinciones territoriales. La mayoría de los españoles tiene mal despertar: se levantan medio dormidos (58%), cansados (33%) y sin ganas de hablar (22%).

Pese a que la manera ideal de despertarse por las mañanas sería con un beso o una caricia de un ser querido (26%) o con la luz del amanecer (26%), el 50% de los españoles se levanta gracias a la alarma de su móvil.

Sorprende que el 20% de los ciudadanos de entre 40 y 55 años se despiertan por sí mismos, con el llamado reloj biológico.