El edil de C's ha responsabilizado de estas acciones al alcalde de Murcia, José Ballesta "por permitir y promover un enfrentamiento injusto e irresponsable entre los vecinos de la pedanía".

Peñafiel ha manifestado que lo que sucedió en el Pleno de anoche en Nonduermas "no lo recuerda nadie". El alcalde pedáneo, Isidro Zapata, quien se encargado durante toda la semana de crispar los ánimos de los vecinos haciendo un llamamiento con un coche con megafonía para que los vecinos acudieran al pleno, "ha logrado su objetivo, que no era otro que conseguir que los concejales y afiliados de Ciudadanos sean amenazados y abucheados y hayan tenido que ser escoltados por la policía", según ha manifestado Peñafiel.

Durante el pleno primaron los insultos y amenazas por parte de un grupo de vecinos afines a Zapata, y las descalificaciones y faltas de respeto continuas por parte del alcalde pedáneo hacia los vocales de la junta municipal.

Al final del pleno, en el turno de intervenciones del público, el concejal Carlos Peñafiel pidió la palabra manifestó que le entristecía en lo que había convertido Zapata los plenos de Nonduermas y le rogaba a que acudiera a un pleno del Ayuntamiento de Murcia para que comprobase la solemnidad que supone dirigir un pleno.

En ese momento Zapata comenzó a jalear a su público y a sus incondicionales, presentes en el pleno. Como consecuencia de la enorme presión ejercida por el público sobre los vocales de Ciudadanos y el PSOE, éstos decidieron abandonar la sala, junto con los concejales de Ciudadanos y el PSOE allí presentes, y las personas afines a estos dos partidos.

En el momento de alcanzar la puerta de salida unos individuos empujaron a los simpatizantes de Ciudadanos y al propio Carlos Peñafiel, lo que produjo una situación de gran tensión en la que el edil reclamo la intervención de la Policía.

Finalmente, gracias a esta actuación, Peñafiel y el resto de simpatizantes salieron escoltados, y no hubo que lamentar ninguna desgracia. Se produjeron "amenazas, insultos y agresiones, puños y lo que es más triste, un alcalde pedaneo jaleando a los vecinos".

Peñafiel ha manifestado que "desde Ciudadanos ya advertimos y denunciamos lo que pretendía hacer el pedáneo del PP porque teníamos los precedentes del caso de las pancartas en la vía pública, o la utilización de un vehículo con megafonía, todo ello sin autorización, adelantando lo que desafortunadamente sucedió anoche, pero pese a nuestras advertencias, Ballesta no tomó cartas en el asunto".

El concejal de Ciudadanos ha mostrado su repulsa a la actitud de Ballesta porque "la dilatación del proceso de cambio del Presidente de la Junta de Municipal por parte del alcalde ha creado bandos y ha alimentado odios de forma inncesaria con un claro objetivo partidista. A Ballesta, poco o nada le preocupan los vecinos de Murcia, sus demandas, sus necesidades o si se matan entre sí por su dejación de funciones. Tampoco le preocupa nada la gestión de pedanías o barrios, o la calidad de los servicios que en ellos se presta. Sólo le preocupa la continua campaña mediática".

"Pienso poner todo en conocimiento del alcalde de Murcia para que tome medidas y llame al orden al alcalde pedáneo. A su vez, añade voy a solicitar el informe de lo sucedido al Jefe de la Policía. Los vecinos de Nonduermas se merecen a un alcalde respetable y ejemplar, con quien se pueda dialogar y respete opiniones, y a día de hoy, los ciudadanos de Nonduermas tienen todo lo contrario", ha afirmado Peñafiel.

C's exige a Ballesta que defienda la libertad de expresión, "pero con respeto a la democracia, frente al totalitarismo, la representatividad, pero participa y para ello la próxima actuación que debe realizar es destituir al Presidente de la Junta Municipal de Nonduermas, pronto vocal, porque de lo contrario se podría decir que Ballesta autorizó, validó y es cómplice de los actos vandálicos que anoche sufrieron vecinos y concejales del municipio".

Consulta aquí más noticias de Murcia.