Según ha informado este sábado la Guardia Civil, después de que pasasen cinco de los 11 arrestados a disposición judicial, el ha decretado el ingreso en prisión de dos de ellos.

Este grupo criminal estaba compuesto por jóvenes de entre 20 y 30 años, todos ellos naturales y vecinos de A Coruña y localidades limítrofes que se dedicaban al robo de domicilios habitados en zonas rurales.

Los autores aprovechaban la ausencia de sus moradores para entrar en las casas, para lo que rompían con una piedra -motivo que da nombre a la operación- una ventana o puerta, para sustraer principalmente dinero en efectivo y joyas, aunque también se llevaban teléfonos móviles, televisiones, videoconsolas e incluso radiadores.

El Instituto Armado ha indicado que se han practicado diez detenciones y la operación sigue abierta. Los imputados son jóvenes de entre 20 y 30 años de origen español y vecinos de Carral y A Coruña.

Las mismas fuentes han señalado que, principalmente, los robos fueron perpetrados en las poblaciones coruñesas de Abegondo, Carral y Ordes.

REGISTROS

Durante la operación se han llevado a cabo, al menos, tres entradas y registros en los domicilios de los detenidos, autorizadas por el Juzgado de Instrucción número cuatro de A Coruña.

Los agentes han encontrado numerosos efectos procedentes de robos, como joyas, televisiones, videoconsolas, cámaras fotográficas y teléfonos móviles.

A lo largo de la investigación se han recuperado numerosos lotes de ventas de joyas en las casas dedicadas, los cuales se han ido entregando a los dueños.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.