«Les mostramos que no son bichos raros»
Preside Avasi desde su fundación hace un año.
Carmen Escudero es presidenta y terapeuta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas de Abusos Sexuales en la Infancia, con sede en Bilbao.

¿Cuándo uno se da cuenta de que abusaron de él?

Un niño no puede darse cuenta. Ocurre de adulto, y el detonante es un hecho traumático. Por ejemplo: alguien sufre acoso en el trabajo, asocia emociones y dice: ‘De niño abusaron de mí’. También ocurre al dar a luz o al sacar el carné de conducir, si el abuso fue en el coche.

¿Qué secuelas tiene?

El abuso sexual a un niño marca todo. Las víctimas sufren adicciones: el hombre atronado que se emborracha para olvidar, la prostituta que le arde el sentimiento de culpabilidad y hace la calle...

¿Por qué sienten culpa?

El agresor se la crea. El abusador suele ser alguien seductor, inteligente... y le dice al niño: ‘Hazme esto y te doy una piruleta’. La víctima, de mayor, se siente culpable. Cree que por una piruleta perdió su dignidad. Pero no es así. ¡Un niño no sabe qué es la sexualidad!

¿Se puede superar?

Sale quien trabaja duro. Y quien lo supera, al haber sufrido algo tan terrible, es más feliz de lo normal. Hay víctimas incapaces de disfrutar de lo bonito y el olor de una rosa. Al lograrlo, sienten maravillas.

¿Cómo son las víctimas en sociedad?

Muy complicadas. Explosiones de agresividad, desconfianza, rechazo al sexo... Cosas que a veces sufren sus amigos o pareja. Frecuentemente, los seres queridos acuden a Avasi antes que la víctima.

Y... ¿ustedes cómo ayudan?

Para casos graves hay terapia individual, pero preferimos la grupal para que vean que no son bichos raros. Hacemos ejercicios, como canalizar la agresividad con una silla. Mejor que con personas.

Bio

Preside Avasi desde su fundación hace un año. La asociación ha recibido 250 consultas de víctimas. Inf: 622218016/asociacion@avasibilbao.org/avasibilbao.org