¿Los que más se quejan? No. Justo lo contrario. Los catalanes son los que menos reclamaciones y quejas presentaron en 2006 en toda España, tanto si se tiene en cuenta  el número de oficinas como el negocio generado. En el otro extremo se sitúan los madrileños y los canarios.

Según el Banco de España, de las 5.473 reclamaciones interpuestas, 427 corresponden a Catalunya. Aunque aquí se generó el 18,2% de la actividad financiera, sólo se formularon el 7,8% de las quejas.

Fuera de las operaciones de activo y pasivo, las tarjetas de crédito es la materia que más preocupa. Robos y usos fraudulentos centran las preocupaciones. Los usuarios, con el apoyo del Banco de España,  piden más protección en estos casos.

Por ejemplo: no pagar todo el agujero dejado por los extraños, porque la entidad financiera piensa que no ha habido diligencia (algo parecido a la presunción de culpabilidad).

Tras las tarjetas se sitúan los valores y seguros entre las materias que más quejas levantan. Los catalanes se quejan más de los bancos (48%) que de las cajas (43%).

No dan la razón

Por segundo año consecutivo, bajan las rectificaciones de las entidades financieras a favor de los clientes (44%, 15 puntos menos que en 2004). Eso se explica porque, en cambio, se incrementan los acuerdos previos (28%, seis puntos más en dos años).

1.184 ataques  contra entidades

Los casos detectados por Telefónica de ataques contra entidades pasaron de 33 en 2004 a 1.184 en 2006 (36 veces más). Y el correo cebo (spam) ha llegado a los 740 millones, cuatro veces más que dos años atrás. Todos imitan los logotipos y la imagen corporativa de las empresas para intentar ganarse la confianza del usuario. Por otro lado, la principal entidad de crédito catalana, La Caixa, estudia reducir comisiones tras la salida a bolsa de Criteria, su cartera de participaciones.