Toda localidad vasca de más de 20.000 habitantes deberá tener un piso de acogida para mujeres maltratadas. Es una de las principales novedades que recoge el decreto sobre las ayudas a este colectivo aprobado ayer por el Gobierno vasco.

Actualmente en Euskadi, 500 mujeres y 100 niños viven acogidos en estos pisos. A este lugar llegan mujeres huyendo de su hogar, donde son maltratadas por su pareja.

Según el Ejecutivo, no hay lista de espera para entrar a estas casas. Sin embargo, el decreto procurará que ningún núcleo de población carezca de estos pisos y mejorará la calidad de los servicios.

En ellos, las mujeres reciben cursos para acceder a un trabajo, aprenden a llevar las cuentas de la casa, reciben apoyo emocional, etc.