La sección tercera de la Audiencia de Barcelona ha absuelto este viernes a los dos Mossos d'Esquadra acusados de disparar con una  pelota de goma a Ester Quintana en la protesta de la huelga general del 14 de noviembre de 2012 en Barcelona, y dejarla sin ojo.

Un subinspector de los Mossos y un escopetero han sido absueltos porque los magistrados consideran que no ha quedado suficientemente probado durante el juicio que los dos acusados fueron los autores del disparo.

Quintana: sin la presión de los medios y de los ciudadanos no hubiera podido llegar hasta aquí"

La Fiscalía pedía para ellos dos años de cárcel y cuatro años de inhabilitación. La conselleria d'Interior indemnizó a Quintana con 260.000 euros pero no se cerró la vía judicial.

La acusación particular que ejerce Ester Quintana reclamaba nueve años de cárcel.

"Encubrimiento" de los agentes, según Quintana

Quintana se ha mostrado "entristecida" por la resolución judicial y ha explicado tras conocer la sentencia que "sin la presión de los medios y de los ciudadanos no hubiera podido llegar hasta aquí".

También ha lamentado la falta de investigación interna sobre los hechos y el "encubrimiento" de los agentes por parte del Departamento de Interior, al que ha acusado de ocultar pruebas incriminatorias y de cambiar sucesivamente sus versiones sobre el caso.

"No sabemos si no han podido o no han querido aportar pruebas. Nos queda la duda", ha dicho Quintana, que ha advertido que tanto la conselleria de Interior como los Mossos d'Esquadra tenían las herramientas suficientes para investigar a fondo el asunto, lo que cree que no han hecho.

Por su parte, la abogada Laia Serra ha afirmado que todavía no han decidido si recurrirán la resolución notificada este viernes, a la espera de estudiarla en profundidad, aunque ha advertido que la absolución de los dos mossos acusados lanza un "mensaje peligroso y preocupante" en el sentido de que se "desincentiva" a eventuales víctimas de actuaciones policiales de acudir a la justicia.

Serra ha discrepado de la absolución, al sostener que había base legal "más que suficiente" para condenar a los dos mossos, ya que cree que los elementos probatorios sobre la autoría eran "claros".

Además, ha exigido que se asuman responsabilidades políticas en la conselleria de Interior, porque entiende que en el juicio "no se ha dicho toda la verdad", porque el departamento ha impulsado una campaña de "confusión" con sus distintas versiones.  "Seguiremos trabajando en todos los casos de abusos policiales para romper la impunidad en este país", ha resaltado Serra, que ha considerado que Ester Quintana es la "ganadora moral" del procedimiento porque "toda Cataluña sabe lo que ocurrió".

En cualquier caso, Serra ha destacado que, aunque las lesiones que ha sufrido Quitana son irreparables, la lucha de esta mujer ha permitido que en Cataluña se haya prohibido el uso de pelotas de goma.

La abogada de uno de los mossos acusados celebra la absolución

La abogada de uno de los mossos acusados de dejar sin ojo a Ester Quintana, Olga Tubau, ha celebrado la sentencia que absuelve al subinspector --su defendido-- y al escopetero acusados por el disparo de la pelota de goma que causó la herida.

El sistema funciona porque no se ha condenado
a dos personas inocentes"

"Había muchos elementos objetivos que permitían afirmar que, como mínimo, otro agente armado utilizó su arma en aquella confluencia", ha dicho este viernes a los periodistas ante la Audiencia de Barcelona.

Tubau ha explicado que, si no se puede descartar que el disparo fuera producido por un proyectil de 'foam', tampoco se puede afirmar que lo disparó el escopetero, ya que su arma solo podía disparar salvas o pelotas de goma.

La abogada ha declarado estar "muy satisfecha" con la sentencia absolutoria y ha añadido que pone de manifiesto la falta de pruebas para verificar que el subinspector diera la orden al escopetero de disparar una pelota de goma en el cruce de paseo de Gràcia con Gran Via.

Preguntada por si cree que se ha hecho justicia, Tubau ha respondido que el sistema funciona porque no se ha condenado a dos personas inocentes, y ha mostrado su decepción como ciudadana de que no se haya podido determinar quién lo hizo.

Quintana ha abanderado la lucha contra el uso de las pelotas de goma

En su sentencia, la sección tercera de la Audiencia considera que no existen "elementos concluyentes" para condenar a los antidisturbios, dado que "resulta imposible" saber quién disparó el proyectil que reventó el ojo a Ester Quintana y no se tiene la certeza de que "las lesiones fueran causadas, necesariamente, por una pelota de goma".

Pese a la absolución, la manifestante ya fue indemnizada por el Departamento de Interior, en un acuerdo extrajudicial fraguado en vísperas de que el caso llegara a juicio y por el que la consellería asumía que Quintana fue herida en una "actuación policial".

En su sentencia, el tribunal asume la tesis de la defensa de los antidisturbios, que se centró en sembrar las dudas tanto sobre la autoría del disparo como sobre el arma que lesionó a la manifestante, y concluye que resulta "imposible determinar" si lo que hirió a Quintana fue un proyectil de precisión o una pelota de goma. En su sentencia, el tribunal asume la tesis de la defensa de los antidisturbios, que se centró en sembrar las dudas tanto sobre la autoría del disparo como sobre el arma que lesionó a la manifestan

"Podemos afirmar que lo más probable es que las lesiones sufridas por Ester Quintana fueron consecuencia de un impacto recibido en el ojo por una pelota de goma, pero lo cierto es que no podemos excluir que también pudiera ser debido al impacto de un proyectil de foam", mantiene la sala en su sentencia.

La Fiscalía acusaba de un delito de lesiones imprudentes por disparar la pelota de goma, que segó el nervio óptico de Quintana cuando regresaba a casa al término de la manifestación por la huelga general de 14 de noviembre de 2012.

Por su parte, la acusación particular ejercida por la manifestante reclamaba nueve años de cárcel para ellos por un delito de lesiones -no imprudentes-, al entender que al disparar una pelota de goma contra los manifestantes aceptaron la probabilidad de provocar daños como los que sufrió Ester Quintana.

Pelotas de goma prohibidas desde 2014

Desde que quedó ciega de un ojo, Quintana ha abanderado la lucha contra el uso de las pelotas de goma, que el Parlament acabó prohibiendo en 2014, pese a que el Departamento de Interior siempre ha mantenido que en toda la jornada de la huelga general de noviembre de 2014 no se disparó ese tipo de munición antidisturbios.

La gestión del caso por parte del Departamento de Interior, que desde 2012 ha cambiado media docena de veces su versión de los hechos, fue uno de los desencadenantes de la dimisión de Manel Prat como director de los Mossos d'Esquadra, con Ramon Espadaler (UDC) al frente de la consellería, en mayo de 2014, en vísperas de que el Parlament debatiera su destitución.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.