San Francisco se vacía con el ‘menú ramadán’
Un bar vacío, ayer, a punto para el nocturno menú ramadán (F. González).
La zona más frecuentada por los musulmanes sólo tiene vida de noche. Sobremesa con bares silenciosos, la calle San Francisco desierta. Poca clientela en la carnicería y casi nadie en la peluquería. ¿Qué ocurre? Ayer empezó el ramadán, y hasta que cae el sol, la zona no recobra la vida y animación cotidiana.

Pero incluso estas creencias tan arraigadas, que no pierden vigencia entre la numerosa colonia musulmana afincada en Alicante, empiezan a convivir con otras tradiciones de estas tierras.

En la comida, por ejemplo. El restaurante La Alhambra, abierto recientemente en la calle San Francisco, oferta los platos típicos de Marruecos, pero también albóndigas y «croquetas caseras», subraya su responsable.

Eso sí, allí y en el cercano restaurante Bahdja, en estos días de intenso culto, no falta el menú especial ramadán, a unos diez euros.

Y, en cualquier caso, la carne que consuman los devotos de Alá debe proceder de animales sacrificados según el ritual musulmán, puntualizan estos restauradores.

Estos días, por la concentración de creyentes en esta zona y en la plaza de Gabriel Miró, al llegar la noche, la Policía Local refuerza sus patrullas, como prevención de altercados.