Un capitán y un alférez resultaron ayer heridos graves al volcar el vehículo en el que viajaban a dos kilómetros de la localidad de Qala i Naw (Afganistán). En el accidente también resultaron heridos leves un cabo primero y un soldado. Horas después, en Lugo, otros dos militares, un piloto y un teniente, sufrieron lesiones leves al caerse el helicóptero en el que viajaban. Por otra parte, ayer Ucrania retiró la licencia de vuelo para Ucranian Mediterranean Airlines, la aerolínea en la que viajaban los 62 militares españoles del Yak-42 que perdieron la vida en 2003.