El plan bucodental infantil anunciado esta semana por el Ministerio de Sanidad se implantará de forma progresiva a partir del año que viene hasta alcanzar a cautro millones de niños. Así, en 2008 los beneficiarios serán al menos un millón de niños entre 7 y 8 años. Entre los servicios que se financiarán se encuentran los empastes, con un precio medio de 60 euros. Si ese primer millón de niños se empastara un diente en 2008, el coste sería de 60 millones de euros.