La comisión independiente impulsada por la Generalitat para estudiar la reincidencia de ex reclusos condenados por delitos muy graves ha descartado hoy de manera unánime la aplicación punitiva de la denominada "castración química" en los casos de violadores con riesgo de reincidir.

La comisión, que se creó el pasado mes de julio, ha celebrado hoy su primera sesión de trabajo en el Centro de Estudios Jurídicos y Formación Especializada de Barcelona con la presencia de una quincena de profesionales de reconocido prestigio del mundo del derecho, comunicación, medicina o seguridad.

Incompatible con la Constitución

Al término de la sesión, el ex fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), José María Mena, ha explicado que los expertos consideran "rigurosamente inaceptable" la aplicación de la "castración química" en el sistema español, ya que es "incompatible con los principios constitucionales", y en concreto con el artículo 15 de la Carta Magna.

"Se ha hablado de eso exclusivamente como un elemento más de la terapia voluntaria, lo cual tiene contraindicaciones no sólo sanitarias, sino jurídico-penales", ha afirmado Mena, acompañado de Eduard Ruiz Castañé, vicepresidente de la Fundación Puigvert y miembro del grupo de expertos.

Violadores en libertad

"La Generalitat y el TSJC impulsaron esta comisión independiente después de la polémica que se creó por la puesta en libertad del "segundo violador del Eixample", que fue condenado en 1992 a 65 años de prisión, aunque quedó libre el pasado mes de mayo tras cumplir 16 años de cárcel, pese a que él mismo reconoció no estar rehabilitado.

Una situación similar ha sacudido de nuevo a la opinión pública, ya que el denominado "violador de la Vall d'Hebron" saldrá el próximo 22 de septiembre en libertad, tras cumplir 16 de los 311 años de prisión a los que fue condenado, y a pesar que de que los informes psicológicos penitenciarios advierten de que corre riesgo de reincidir.