El ramadán vacía los bares de Ruzafa (Valencia)
Bar en Ruzafa, vacío de día por el ayuno del Ramadán (Paco Llopis). PACO LLOPIS

«Han entrado cinco personas en todo el día. Menos mal que a partir de las ocho de la tarde empieza a acercarse la gente. Aún así, los beneficios durante este mes son pocos», explica uno de los camareros de un local de Ruzafa ante la llegada ayer del ramadán. Esta situación se repitió en todos los bares y restaurantes del barrio.

En otras zonas como Orriols, Xúquer o el puerto, también los bares y kebabs se quedaron desiertos. Tienen mezquitas y la población musulmana es mayor en ellos. En total, hay 10.000 musulmanes en Valencia.

Cuando anochece la gente se reúne en casa o en los centros culturales para comer

El ramadán es el mes sagrado del ayuno. Dura 30 días, y durante ese tiempo, no se puede comer, beber, fumar ni mantener relaciones sexuales, desde que amanece hasta que se pone el sol.

Cuando empieza a anochecer, ayer lo hizo a eso de las 20.16 horas, la gente se reúne bien en casa bien en los centros culturales para comer pan de miel, chorba (sopa cubierta), dátiles, bagoris (pan con forma de torta) y así celebrar el desayuno.

Futbolines y ping pong

El Centro Cultural Islámico cuenta desde ayer con un nuevo local en Orriols destinado a mujeres y jóvenes. Tiene una superficie de 200 metros cuadrados y su objetivo es que todo el mundo, sin tener en cuenta su condición religiosa, pueda disfrutar de él.

A partir del próximo mes, se ofertarán todo tipo de actividades desde talleres de cocina a henna pasando por cursos de árabe. Además, los más jóvenes tienen una sala de juegos con futbolin y mesas de ping pong.