Estufas de biomasa en Salamanca
Estufas de biomasa en Salamanca EUROPA PRESS

La escala de calificación energética determina la demanda de energía de nuestro edificio y el consumo necesario para satisfacerla, así como las emisiones de CO2 que se generan. Mejorar la calificación de nuestra casa ayuda al planeta y nos ayuda a nosotros, a nuestro bolsillo.

Según estudios, una inversión de 100 euros en eficiencia energética en la vivienda se traduce en un ahorro medio de 437 euros/año. Pero, ¿sabemos cómo mejorar la calificación energética de nuestra casa? En Altamira repasan algunas medidas que harán que vuestra demanda energética se reduzca y, por consiguiente, también lo haga el consumo.

Sus consejos se centran en optimizar, por un lado, la envolvente térmica y, por el otro, las instalaciones. Hay otro tipo de medidas que no afectan a la calificación energética, pero sí al consumo energético del edificio, como las referentes a la colocación de termostatos y sistemas de regulación, entre otras.

Envolvente térmica

Se pueden aplicar dos tipos de mejoras:

Adición de aislamiento térmico
Se intenta mejorar el indicador de demanda de calefacción. Esta medida se aconseja cuando la fachada no tiene ningún tipo de protección o cuando se han realizado trabajos de impermeabilización sobre la cubierta.

Sustitución y mejora de huecos
Se intenta mejorar tanto la demanda de calefacción como la de refrigeración.

Para conseguir resultados con la aplicación de este tipo de medidas hemos de cerciorarnos de que las carpinterías de puertas y ventanas permiten el cambio del vidrio existente por uno de mayor espesor o de baja emisión. Para reducir la demanda de refrigeración consideraremos la opción de instalar vidrios de control solar o láminas adhesivas. Si se detectan filtraciones de aire, las ventanas correderas pueden ser sustituidas por batientes.

Instalaciones

En este apartado las mejoras se pueden conseguir por sustitución o por incorporación de equipos más eficientes:

Sustitución de equipos de refrigeración, calefacción y agua caliente sanitaria (ACS)
Valoraremos reemplazar los equipos existentes por calderas de combustión de mayor eficiencia, manteniendo el tipo de combustible y caldera. Otra opción es instalar una caldera de biomasa, una alternativa con la que se recortan considerablemente las emisiones.

Incorporación de sistemas
Lo que se intenta conseguir es reducir las emisiones de calefacción. Para ello incorporaremos equipos de recuperación de calor, así como sistemas de energía solar térmica o fotovoltaica. Otra opción valorable son sistemas de micro-cogeneración para ACS.

Iluminación
Sustituir los equipos de iluminación por otros más eficientes, como pueden ser los de tecnología LED, ayudará a subir puestos en la calificación energética.