Manuela Carmena le declara la 'guerra' a las colillas

  • El Ayuntamiento de Madrid se ha empeñado en acabar con los 500.000 restos de cigarros que se recogen al día en la capital. 
  • Para ello ha repartido más de 38.000 ceniceros de bolsillo y ha colocado 4.200 señales para sensibilizar a los vecinos.
  • Su última iniciativa ha sido poner papeleras con preguntas a los ciudadanos que llevan incorporadas dos urnas en las que pueden depositar sus colillas.
Colillas tiradas en la céntrica plaza de Callao.
Colillas tiradas en la céntrica plaza de Callao.
JORGE PARÍS

La limpieza de las calles se ha convertido en una obsesión para la alcadesa desde que tomase posesión de su cargo, hace casi un año. Manuela Carmenay su equipo de Gobierno (Ahora Madrid) se han propuesto acabar con las quejas de los ciudadanos debido el estado de suciedad de la capital. Para ello, han tomado varias medidas, como la retirada de los ERTES o las limpiezas integrales.

Pero si hay un aspecto en materia de limpieza viaria en el que ha insistido Carmena es en la recogida de las colillas. La alcadesa ha dicho públicamente que incluso ha llamado la atención a los ciudadanos que arrojan al suelo los restos de su cigarro. Y es que el Consistorio calcula que en Madrid se recogen del suelo unas 500.000 al día.

"Una ciudad limpia no es la que más se limpia, sino la que menos se ensucia", afirmó la regidora en febrero en su primer bando, en el que presentó su plan de sensibilización para el cuidado del espacio público, donde anunció el reparto de más de 38.000 ceniceros de bolsillo. «Mucho me parece que viene de ese menosprecio de lo público tan constante y repetido durante años. Tal menosprecio se concreta en la ciudad en el espacio compartido. Ese cuestionamiento de lo colectivo nos lleva a sentir que lo que es de todos pareciera que no es de nadie y que no importa entonces ensuciar», añadió.

Junto al reparto de ceniceros, se colocaron además por toda la ciudad unas 4.200 señales que contienen cuatro mensajes para sensibilizar a los ciudadanos en diversos aspectos de limpieza. En uno de ellos, se insta a no tirar las colillas al suelo.

La fiebre municipal por evitar que los restos de los cigarros ensucien las calles vivió su último capítulo el pasado lunes. El Ayuntamiento anunció la instalación en algunas calles de la capital, como Bustamante y Montalbán (Palacio de Cibeles), unas papeleras que llevan incorporadas dos urnas de votación en las que los vecinos pueden depositar sus colillas en un recipiente con una foto del Atlético de Madrid o del Real Madrid según sea su respuesta a esta pregunta: "¿Quién crees que va a ganar la Champions?".

Estas papeleras de votación, que estarán a disposición y uso del público fumador unos tres o cuatro meses, han sido ideadas por la organización británica Ballot Bin y ya se utilizan en otras ciudades, como en Londres, con una gran variedad de preguntas sobre las que medir la opinión de los ciudadanos. Con esta iniciativa piloto el Consistorio plantea un juego para animar a los vecinos a depositar las colillas en las papeleras.

Si los resultados de la prueba son positivos, el Área de Medio Ambiente y Movilidad estudiará dotar a este proyecto de presupuesto para extenderlo a distintas zonas de la ciudad en un futuro. En la actualidad, en la ciudad de Madrid existen más de 64.000 papeleras, todas ellas dotadas con cenicero para evitar que las colillas terminen en las aceras y calzadas de la capital.

Multa de hasta 750 euros

Arrojar las colillas a la vía pública está prohibido por la Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y Gestión de Residuos. La norma señala en el punto 2 de su artículo 13 la prohibición de abandonar en la vía pública «los residuos de pequeño tamaño, tales como colillas, cáscaras, chicles, papeles o cualquier otro residuo de entidad similar». La sanción, considerada como leve, puede alcanzar los 750 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento