Los alcorisanos comenzaron sus fiestas patronales ayer con el sabor dulce del moscatel y las pastas que la asociación de amas de casa El Cantal repartió en la plaza de Los Arcos, mientras la juventud bailaba al ritmo de la música pachanguera, tras el lanzamiento del Chupinazo, informa el Diario de Teruel .

La comparsa de gigantes y cabezudos acompañó a las peñas juveniles por las calles hasta desembocar en la plaza de Los Arcos, donde, a las 13.30 horas, el alcalde, José Antonio Burriel, prendió la mecha del cohete anunciador.

El primer edil, que estrena cargo, manifestó que el de ayer era “un día ilusionante” para él y su Corporación, al tiempo que agradeció “el trabajo de la Comisión de Fiestas y de las asociaciones locales”. A ritmo de charanga, los niños se dejaron mojar por una lluvia de confetti lanzada desde el último piso de la casa consistorial, para después disfrutar con los dos balones gigantes que fueron pasándose de un lado a otro de la plaza del Ayuntamiento.

La comparsa de gigantes y cabezudos acompañó a las peñas juveniles por las calles

Como testigos de la fiesta, los gigantes y cabezudos, inmóviles en el fondo de la plaza hasta que comenzó el recorrido bullanguero por las calles del pueblo. Ayer fue un día intenso, aunque el momento culminante llegó al final de la jornada.

La presentación de las Majas locales y el Pregón de Fiestas tuvo lugar a partir de las 22.30 horas. Los pregoneros elegidos en esta edición fueron José Martín, más conocido como el tío azucarero, y Wenceslao Bellés, el tío Bences.

Ambos han sido los dulzaineros de Alcorisa que durante medio siglo han acompañado a la comparsa de gigantes y cabezudos y que han creado una cantera a su alrededor. “Han salido durante muchos años en todos los actos de los gigantes y cabezudos y además llevan tocando juntos más de 50 años”, destacó el alcalde.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE TERUEL