Pucela
El último partido se jugó en Zorrilla contra el Deportivo. Real Valladolid

El Real Valladolid regresa a Mestalla para jugar mañana contra el Valencia cuando se cumplen cuatro años de su último partido allí, en el que empató a un tanto el 30 de agosto de 2003, en el primer partido de la Liga 2003-2004.

Se da la circunstancia de que aquel empate nada tuvo que ver con el desarrollo posterior de la temporada, ya que el Valencia, pese a ceder aquella igualada, acabó la competición como campeón y el Valladolid, pese a sumar en su primer desplazamiento, descendió a Segunda División.

En aquel encuentro, Sousa adelantó a Valladolid en el primer periodo y el argentino Pablo Aimar logró la igualada en el ecuador del segundo periodo.

La historia de los encuentros entre el Valencia y el Valladolid en Mestalla está compuesta por un total de 36 encuentros, de los que los valencianistas se han impuesto en veinticuatro frente a los siete empates y las cinco victorias del club castellano.

El Valladolid ganó por última vez en Mestalla en la campaña 2001- 2002, cuando se impuso por 1-2, mientras que el último triunfo del Valencia se produjo por 2-0 en la temporada 2002-2003.

"Cabroncete"

El entrenador del Valladolid, José Luis Mendilibar, destacó la figura del canario del Valencia David Silva, al que dirigió hace dos temporadas en el Eibar, como un futbolista muy completo.

"Cuando Silva llegó al Eibar no le conocía, salvo en algún partido con la selección sub-18. No sabíamos lo que podía dar, pero luego vimos que iba a ser un gran futbolista. Además de su calidad, es competitivo, cabroncete, no regala nada, es muy completo", indicó Mendilibar.

"Vamos a salir a ganar respetando al rival, sabiendo que es uno de los grandes. No podemos copiar al Villarreal porque el Valencia no va a cometer los mismos errores. Se puede ganar pero con un estilo diferente al del Villarreal. Las copias son malas", explicó.

Mendilibar descartó que las ausencias de internacionales del Valencia durante la semana previa al partido puedan debilitar al equipo de Quique Sánchez Flores.

"El Valencia está acostumbrado a competir cada tres días. Está claro que no les beneficia preparar un partido con toda la plantilla en dos días, pero no creo que les afecte", concluyó.