Una manifestación contra el desalojo del "banco expropiado" okupa acaba con incidentes

Los Mossos d'Esquadra han desalojado este lunes, durante más de nueve horas, este "banco expropiado", que el exalcalde Xavier Trias amnistió en 2015 al asumir el Ayuntamiento los 65.500 euros del coste anual de su alquiler.
Los Mossos d'Esquadra han desalojado este lunes, durante más de nueve horas, este "banco expropiado", que el exalcalde Xavier Trias amnistió en 2015 al asumir el Ayuntamiento los 65.500 euros del coste anual de su alquiler.
Twitter @niessensan

La manifestación que se ha celebrado en la noche del lunes en el barrio barcelonés de Gràcia contra el desalojo del llamado "banco expropiado" ha terminado con incidentes protagonizados por grupos de encapuchados. Los disturbios dejaron al menos 16 heridos leves y un detenido.

Fuentes de los Mossos confirman por el momento la detención de un manifestante que fue arrestado cuando supuestamente llevaba encima una mochila con pastillas inflamables para prender fuego.

Los incidentes han comenzado al término de la manifestación que se ha celebrado esta noche en el barrio de Gràcia para protestar por el desalojo del llamado "banco expropiado", una antigua sucursal bancaria del barrio de Gràcia ocupada en 2011, en la que han participado más de un millar de personas.

Los Mossos d'Esquadra han desalojado este lunes, durante más de nueve horas, este "banco expropiado", que el exalcalde Xavier Trias amnistió en 2015 al asumir el Ayuntamiento los 65.500 euros del coste anual de su alquiler.

Según han informado fuentes de los Mossos d'Esquadra, una moto y un vehículo de los servicios municipales de limpieza han sido incendiados, otro coche ha sido volcado, se han quemado y volcado contenedores, se han roto cristales de sucursales bancarias y de algunos comercios y se han causado daños en el mobiliario urbano.

Estos grupos han levantado además barricadas y han protagonizado enfrentamientos con la policía, que ha tenido que efectuar cargas y utilizar proyectiles de precisión para dispersar a los alborotadores, mientras un helicóptero de los Mossos sobrevolaba la zona.

Los enfrentamientos han comenzado alrededor de las 22:30 horas y se han prolongado hasta pasadas las 23:00 horas en diferentes calles del barrio de Gràcia, aunque hasta el momento no consta que se hayan producido detenciones por estos altercados.

Los de esta noche han sido los incidentes más graves que se han registrado en Barcelona desde los ocurridos en mayo de 2014 por el desalojo de otro inmueble ocupado, Can Víes, y los primeros de esta magnitud desde que Ada Colau asumiera la alcaldía de la ciudad, hace ahora un año.

Varios diputados de la CUP han denunciado en las redes sociales el "uso y abuso" de la fuerza policial y han calificado de "intolerable" la actuación de los Mossos d'Esquadra.

La manifestación, encabezada por una pancarta en la que se leía "El banco expropiado no se toca", ha comenzado en la plaça de la Revolució alrededor de las 21:00 horas y ha transcurrido e por diferentes calles y plazas del barrio de Gràcia.

El desalojo del edificio, situado en el número 181 de Travessera de Gràcia, se ha iniciado hacia las 09.40 horas de la mañana, en cumplimiento de una orden judicial, y se ha prolongado hasta las 19.05 horas de la tarde, una vez que los Mossos han podido acceder al interior de una cámara acorazada y liberar a los dos activistas que se habían encadenado en un bidón.

Para acceder al interior de la caja fuerte, los Mossos han tenido que estar varias horas pico en mano para abrir la cámara acorazada y posteriormente, una vez dentro, han tenido que liberar, en un espacio muy pequeño, a los dos okupas, un hombre y una mujer, que estaban encadenados a un bidón lleno de cemento.

Los dos okupas han sido sometidos a un reconocimiento médico en el interior del edificio, ya que habían estado encadenados y encerrados durante horas en la cámara acorazada, un lugar con poca ventilación.

Tras constatar que su estado físico era óptimo, los Mossos les han identificado y les han dejado en libertad, por lo que han salido del edificio por su propio pie.

El edificio ha quedado ahora cerrado, al ser tapiado con una valla metálica que se ha soldado para impedir que vuelva a ser ocupado, valla que los manifestantes violentos han tratado de serrar esta noche durante los incidentes sin logralo.

Dos furgones de los Mossos d'Esquadra siguen custodiando a primera hora de este martes la antigua sucursal bancaria 'okupada' de CatalunyaCaixa situada en la Travessera de Gràcia de Barcelona tras los incidentes ocurridos durante la noche.

Barcelona cifra en 60.000 euros los daños en patrimonio público

El concejal del distrito de Gràcia del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, ha cifrado en 60.000 euros los daños en el patrimonio público ocasionados durante la manifestación por el desalojo.

En declaraciones a Catalunya Informació este lunes, ha dicho que se quemó un vehículo de la limpieza municipal, contenedores y papeleras, entre otras cosas.

Badia -que ha precisado que 14 de los 15 heridos son agentes de los Mossos d'Esquadra- ha explicado que los servicios de limpieza han trabajado toda la noche para despejar la zona.

El concejal ha dicho que el Ayuntamiento sabía que el desalojo del local -que era propiedad de CatalunyaCaixa hasta que lo vendió en 2013- se produciría tarde o temprano, y ha lamentado "haber llegado a ese punto y no haber podido encontrar caminos alternativos".

Badia ha asegurado que las actividades que hacían los 'okupas' "tenían interés para los vecinos", por lo que el consistorio ha intentado reubicarles en otro lugar.

Sin embargo, los 'okupas' se han negado porque "la parte de desobediencia formaba parte de su propuesta, y la capacidad del ayuntamiento en ese caso para incidir queda reducida".

Aún así, ha dicho que "las puertas siguen abiertas y los teléfonos están despiertos" para encontrar una solución y dar continuidad a la actividad del centro.

Colau condena los disturbios

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha condenado los incidentes, porque "los disturbios no son la vía", y ha ofrecido al Ayuntamiento para mediar y buscar algún lugar alternativo en el barrio para que sigan las actividades que se hacían en el local.

"La vía es el dialogo y las alternativas", ha defendido este martes en una entrevista de Rac1, en la que ha remarcado que es una propiedad privada y que el desalojo se produjo después de una resolución judicial y fue ejecutado por los Mossos d'Esquadra.

Ha destacado que el Ayuntamiento trabaja para que no haya locales ni viviendas vacías, tras lo que ha recordado que su gobierno municipal dejó de pagar el alquiler que empezó a pagar su antecesor Xavier Trias (CiU), algo que cree que hizo "para no tener problemas y no tener ruido" poco antes de las elecciones, de las que se cumple un año este martes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento