Malas noticias para el sector ganadero de la provincia. El Laboratorio Central de Veterinaria de Algete, en Madrid, ha confirmado a la Consejería de Agricultura y Pesca los resultados analíticos que corroboran la existencia de un quinto foco de fiebre catarral ovina (más conocida como lengua azul) en Andalucía en una explotación de Posadas. Éste es el primer caso que se da en Córdoba de esta enfermedad desde hace tres años.

Fuentes de la Junta informaron de que, ante la aparición de este nuevo brote, se investigarán las explotaciones localizadas en un radio de 20 kilómetros alrededor de la afectada para poder determinar el nivel de implantación de la enfermedad en la zona. Hay que recordar que esta patología no afecta en ningún modo a los humanos.

La explotación donde se ha detectado el caso tiene un censo total de 590 animales ovinos, de los cuales 10 muestran síntomas de esta enfermedad y uno ha muerto. La Consejería fue informada por el titular de la misma de la sospecha de la dolencia el pasado 5 de septiembre.

Ese mismo día los servicios veterinarios oficiales se personaron en la explotación y tomaron muestras de los animales, que se enviaron inmediatamente al Laboratorio de Sanidad Animal de Córdoba, dando resultado positivo. Posteriormente, estas pruebas se remitieron al centro homólogo de Algete., donde se ha confirmado el mismo resultado.

La Junta señala que los animales que estén clínicamente afectados se sacrificarán por razones de bienestar animal, indemnizándose a los ganaderos. Además, el departamento liderado por Isaías Pérez Saldaña tiene a disposición de los productores una línea de ayudas para la contratación de seguros que garantice la retirada de cadáveres de las explotaciones.

Desde hace dos semanas, Córdoba se encontraba dentro de la zona con restricción al movimiento de reses, debido a la aparición de nuevos casos de lengua azul en las provincias de Cádiz, Huelva y Sevilla. Esto ha incrementado considerablemente los gastos de los ganaderos, que han pedido en reiteradas ocasiones más apoyo por parte de las administraciones.