Los fundadores de Google
Sergey Brin y Larry Page. GOOGLE.COM

Los problemas de transporte para llegar al trabajo se resuelven en Google a golpe de talonario. Los fundadores del buscador han llegado a un acuerdo con la NASA, a la que pagarán 1,3 millones de dólares al año para que el avión de la empresa pueda utilizar un aeropuerto hasta ahora reservado a la agencia espacial y al que no acceden vuelos civiles.

Según informa hoy el San Francisco Chronicle, la NASA permitirá que el avión privado de Brin y Page, un Boeing 767-200, aterrice y despegue del aeropuerto Moffet Federal, el más cercano a la sede de Google en Mountain View, California (EEUU). A cambio recibirá 1,3 millones de dólares al año, más los gastos de operar cada vuelo, de aquí a 2009.

Uno de los vuelos llevó a un grupo de trabajadores a un evento en Sevilla
El acuerdo, vigente desde el 1 de agosto, ha despertado cierta preocupación entre los vecinos de la zona, pues
temen que el número de vuelos aumente por encima de los 25.000 anuales permitido por el plan de impacto ambiental que debe respetar el aeródromo.

La agencia espacial dice desconocer cuántos vuelos tienen previsto realizar los fundadores del buscador desde su aeropuerto, unas instalaciones normalmente vetadas a los civiles y que son utilizadas de forma habitual para embarcar instrumental en sus aeronaves.

La NASA señala que algunos de los vuelos están relacionados con proyectos de investigación, como el que el pasado 31 de agosto llevó a algunos científicos a una zona de impacto de un meteorito. Pero en otros casos serán vuelos puramente civiles relacionados con la actividad de la empresa, como el que trasladó hace unos días a trabajadores de Google hasta Sevilla, donde mantenían una conferencia de ventas.