Shinzo Abe
Shinzo Abe, ayer después de dimitir (Reuters / Issei Kato) REUTERS / Issei Kato

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ingresó hoy en un hospital de Tokio aquejado de un posible mal estomacal, un día después de anunciar su dimisión como máximo dirigente de Japón.

La salud puede ser la causa de su decisión
Durante su comparecencia de ayer ante los medios, Abe no mencionó ningún problema de salud como razón para su renuncia, pero su ministro portavoz, Kaoru Yosano, afirmó que podría ser una de las razones.

Esta mañana Shinzo Abe visitó el hospital de la universidad Keio, en el barrio tokiota de Shinjuku, donde sus facultativos decidieron que quedase ingresado hoy para llevar a cabo más exámenes médicos.

Comiendo gachas por obligación

Según fuentes cercanas al primer ministro, desde hace algún tiempo Abe sufre una dolencia estomacal que le ha obligado a alimentarse de gachas ("porridge") y ha tenido que tomar suero.

Durante su visita reciente a la India y otros países asiáticos, a finales de agosto, pidió que se le sirviera comida fácil de digerir, ya que en estos países se estila una gastronomía caracterizada por contener muchas especias.

Abe fue elegido el 26 de septiembre de 2006 como primer ministro japonés en sustitución del más carismático Junichiro Koizumi y desde el primer momento su mandato ha estado plagado de problemas, casos de corrupción y una escasa popularidad.