El Ministerio Público solicita una pena de cuatro meses de cárcel para los padres de una menor que faltaba injustificadamente a clase e incluso no fue inscrita en ningún centro pese a no superar la edad estipulada de escolarización obligatoria. La hija de los acusados estuvo matriculada en un colegio en el curso escolar 2003/2004, cuando contaba con 13 años, y faltó 113 días lectivos sin justificación; el curso siguiente 164 días y en 2005/2006, sus padres no la matricularon en ningún centro. Por otro lado, familias de Puente Genil amenazan con no llevar a sus hijos a clase hasta que la Junta licite las obras del nuevo centro escolar previsto hace años.