Arrancada y rota es como se veía ayer una de las farolas que corona el final de la avenida San Sebastián, en el Parque Grande, a los pies de la plaza del Batallador. El estado en el que ha quedado y la falta de algunas de sus piezas parece indicar que se trata de un acto vandálico.