Bebidas y postres con mucho estilo
Multiuso. Las líneas clásicas nunca pasarán de moda. Estas copas de cóctel también sirven como copas de helado. * Por 13,50 1, en Mundoarte.

El verano toca a su fin, pero el calor todavía no nos abandona. Las terrazas siguen llenas y proliferan las reuniones informales en las casas para poder compartir experiencias en estos días de sol y regreso a las actividades cotidianas.

Los vasos son cómplices  de este ritmo de vida. Adornados con colores divertidos y toques de fantasía, su elección dependerá de la ocasión. Para el día a día lo mejor es una colección resistente y polivalente que puede incorporar motivos con notas de color en los almuerzos y formas más sugerentes para la noche.

¿Qué tomas?

Vino.- La copa clásica es de cristal transparente y tiene un tallo relativamente largo, que permite sostenerla sin calentar la base con la mano. Es importante que la forma sea curva para poder captar el aroma del vino y dirigirlo hacia la nariz.

Cerveza.- La jarra se congela antes de echar la bebida. También se puede servir en copa o vaso de tubo.

Cóctel.- Estas copas tienen una forma más abierta que las de vino, formando un triángulo al mirarlas de perfil. A menudo, la mezcla requiere enfriar la copa en el frigorífico antes de servir.

Combinados.- El vaso de tubo o highball se usa para combinados que llevan bebidas gaseosas, como el cubalibre.

Licores.- Para pequeñas cantidades de alcohol sin hielo se emplean los vasos de chupito, pequeños y gruesos.

Whisky.- Su vaso es ancho y grueso. Se usa para servir alcohol con hielo sin mezclar con otra bebida. ana de santos