Huevo frito
Un plato con un huevo frito. GTRES

No, no son huevos de gominola, aunque de lejos lo parezcan: se trata de huevos fritos congelados, una técnica novedosa patentada por la empresa española Food Style.

El cocinero aragonés afincado en Vitoria Javier Yzuel, dueño de Food Style, explica en una entrevista en El País el procedimiento a seguir para obtener estos huevos fritos congelados que ya están llamando la atención en el sector de la restauración y cuenta entre sus clientes con la empresa Makro y la cadena de restaurantes Viena.

Primero, se fríe el huevo y se pasteuriza para evitar intoxicaciones alimentarias como la salmonelosis. Este proceso garantiza las propiedades del alimento durante 18 meses. Según explican en su página web, el huevo puede estar congelado hasta 72 horas, en la nevera puede permanecer hasta 48 horas y una vez descongelado debe consumirse en 24 horas.

Esta técnica permite al huevo conservar "un sabor definido, una yema untuosa y todos los nutrientes", indican desde Food Style.

Javier Yzuel ha logrado equilibrar durante el proceso de congelado las diferencias entre la clara y la yema (con diferente contenido en agua), para que el resultado final sea un huevo cremoso, como recién pasado por la sartén.

El huevo se puede descongelar en un horno de vapor, según explica este cocinero, que recomienda descongelarlo primero en la nevera y luego calentarlo en el horno, al microondas, en la sartén o en una plancha para que no pierda "textura ni calidad".

Entre los interesados por ofrecer al consumidor estos huevos fritos congelados se encuentra una cadena de hamburguesas, que ya ha realizado un pedido de más de un millón de unidades.