Los seis errores que (posiblemente) cometes al hacer la colada

  • Es el momento de desterrar muchos hábitos aprendidos de nuestros padres.
  • "La tecnología ha recorrido un largo camino desde entonces", afirma Jenifir Provateare, en la industria de los electrodomésticos desde hace 20 años.
  • Separar por colores, abusar del agua fría o la lejía y alargar el momento de poner la lavadora son algunos de los errores más comunes.
Hombre poniendo la lavadora.
Hombre poniendo la lavadora.
Gas Natural Fenosa

La tecnología ha cambiado mucho desde que nuestros padres comenzaron a hacer sus primeras coladas. Y más aún si pensamos en nuestros abuelos. Lavar la ropa a mano o poner la lavadora son hábitos que se adquieren en casa por imitación. Seguramente, todos pongamos la lavadora de una forma muy parecida a como veíamos hacer esta misma tarea a nuestros padres.

Pero los medios actuales no son los de antaño. "La tecnología ha recorrido un largo camino desde que nuestras madres comenzaron a hacer coladas", afirma la experta en la industria de los electrodomésticos, Jenifir Provateare. Ella confiesa no ser muy aficionada a los costosos detergentes que vienen en dosis de un lavado porque "no te permiten medir la cantidad del producto que usas, quedándote corto o largo —y manchando, en ese caso, la ropa".

Provateare destaca estos seis errores que comúnmente los usuarios cometemos hoy en día al hacer la colada. ¿Cuántos haces tú también?:

1. Nunca serás un maestro del arte de separar la ropa.

Mucha gente simplemente separa la ropa por colores, sobre todo cuando van a lavar con agua fría. Error. La ropa hay que clasificarla por la temperatura del agua a la que se puede lavar, según se indique en la etiqueta de cada prenda. De este modo, lo mejor es hacer varios montones de ropa según la temperatura a la que se pueden lavar, y una vez tengamos esta separación, entonces podremos clasificar por colores. "Puede que entonces cada pila de ropa sea muy pequeña, pero así la ropa dura más y luce mejor", recomienda esta experta.

2. Siendo tacaño con la cantidad de detergente.

La mayoría de la gente usa detergentes líquidos y muchos creen que conseguirán limpiar su ropa usando menos producto del que se indica en el envase. No es verdad. Si somos tacaños con el detergente, en lugar de conseguir que nuestra ropa quede completamente limpia, lo que estaremos haciendo es redistribuir la suciedad por todas las prendas que estemos lavando en esta colada. Asegúrate de que está comprando el tipo de detergente para el que tu lavadora ha sido diseñada.

3. 'Atrapados' en el agua fría.

Los consumidores a menudo usan el programa de lavado con agua fría porque es el que conlleva menos riesgo para sus preciadas prendas de ropa. Sin embargo, el agua fría no siempre es la mejor opción. Lee con detenimiento las etiquetas de tus prendas porque igual permiten el lavado con agua templada. Una buena idea es usar el agua más caliente que tu prenda pueda soportar, ya que el agua caliente limpia más y mejor.

4. El efecto de la lejía.

¿Usas lejía para lavar calcetines blancos o ropa interior con piezas elásticas? Las desgastarás antes de tiempo. La lejía, de hecho, se 'come' los elásticos. Cambia a un detergente con la lejía o blanqueante ya incorporados.

5. No tratar las manchas como emergencias.

Esperar hasta el último minuto para pelearte con las manchas tiene sus consecuencias. Una vez el lamparón pase por agua caliente, probablemente nunca llegue a irse. Lleva contigo un lápiz quitamanchas y si el kétchup alcanza tu camiseta, coloca inmediatamente un trapo o una toallita de papel sobre el churrete y ráscalo con el lápiz. Hecho esto, la mayoría de las manchas deberías desaparecer cuando laves la prenda marcada en la lavadora. Eso así, la colada deberás hacerla en cuanto llegues a casa y con el agua a la temperatura más alta que la prenda tolere. Hay una excepción: las manchas de sangre, que se van mejor con agua fría.

6. Ser demasiado perezoso para lavar la ropa nueva o blanca antes de usarla.

Al lavar la ropa nueva antes de estrenarla, retiramos los residuos químicos que pueda albergar el tejido procedentes de su fabricación. Así evitaremos que estos restos de productos químicos pasen a nuestra piel causando irritaciones.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento