En este distinguido hotel de las montañas Rocosas, en Colorado (EE UU), se desarrolla la acción de la película El resplandor (1980), de Stanley Kubrick, basada en la famosa novela de Stephen King. El nombre incluye un juego de palabras, pues la palabra inglesa overlook significa «tener vistas» y también «pasar por alto», «no hacer caso». Y la historia del sitio es un continuo intento de olvidar los terroríficos sucesos que han sucedido desde que se construyó, en 1907.

Es un lugar magnífico, en un bello enclave montañoso. Ha tenido huéspedes ilustres, como Marilyn Monroe o los Kennedy. Ha conocido días de gloria con bailes selectos, fiestas en las piscinas o torneos de cróquet. Pero todo eso es durante la temporada estival.

En invierno el hotel está vacío. Sólo lo habitan el vigilante, Jack Torrance, y su pequeña familia. Poco a poco se descubren las numerosas muertes inexplicables que han ocurrido allí y que explican que el hotel se haya vendido innumerables veces. Ascensores llenos de sangre, ruidos de fiesta en dependencias supuestamente desiertas, salones que cobran vida, cadáveres en las habitaciones... El hotel es un ente sobrenatural.