Los agentes tampoco multarán hoy a los infractores.

La nueva ORA no funcionará a pleno rendimiento, con todos los avances tecnológicos previstos, hasta el próximo mes de noviembre.

Los informes técnicos aconsejan la colocación de 40 parquímetros más, para conseguir que haya una distancia máxima de 50 metros desde cualquier plaza de aparcamiento hasta el expendedor.

Otras de las mejoras que contempla la nueva concesión del servicio son: la posibilidad de pagar con tarjeta, el registro de la matrícula de los vehículos mediante teclado para garantizar la rotación, y la colocación de cámaras de seguridad que tendrán su centro de control en la sala de tráfico del Concello y de las que se dará parte a la Policía Local.

Los trabajadores, por su parte, aseguran que aún no han recibido la formación adecuada para llevar a cabo su labor con los nuevos sistemas, por lo que hoy seguirán recorriendo las calles sin imponer sanciones.

Aun así, el edil de Tráfico asegura que es algo «irrelevante» que los conductores estén pagando el servicio sin necesidad.

La recaudación diaria del sistema regulador de aparcamientos es cuantiosa, ya que asciende a 20.000 euros.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE VIGO