Una cadena de réplicas hizo que cundiera el pánico en la costa occidental de la isla indonesia de Sumatra, donde al menos diez personas murieron, más de un centenar resultaron heridas, y aún se desconoce la extensión del daño causado por el fuerte terremoto de ayer.

El sur de Sumatra ha sido sacudido por al menos 19 temblores desde ayer, el último de 6,6 grados en la escala de Richter, bajo el mar de las Molucas, en el archipiélago indonesio.

Esta madrugada se produjo otra réplica de 7,9 grados de magnitud

Esta madrugada se produjo otra réplica de 7,9 grados de magnitud, las más fuerte desde el primer temblor. La Agencia Meteorológica de Japón emitió una alerta de tsunami (ola gigante) en el océano Índico, que fue retirada más tarde.

"Existe la posibilidad de un destructivo tsunami en el océano Índico", alertó a la región la citada oficina mediante un comunicado.

La alarma indica que "el tiempo estimado de travesía del tsunami es de una hora o menos" en Indonesia, Australia y las Islas Coco, y de una hora a tres horas para la India, las islas Andamán y Nicobar, además de Sri Lanka.

Miedo a que la historia se repita

El 26 de diciembre de 2004, en poderoso seísmo en el norte de Sumatra originó un tsunami que recorrió el Índico y mató a unas 226.500 personas en una docena de países, la mayor parte de ellos, unos 170.000, en Indonesia, pero también miles en la India, Sri Lanka y Tailandia.

Una serie de réplicas se han producido en la misma zona de Sumatra donde, anoche, un terremoto de 8,4 grados de magnitud mató a al menos diez personas e hirió a más de un centenar.

Las autoridades indonesias esperan hoy, con la luz de día, conocer la verdadera magnitud del desastre en la zona y temen que el número de víctimas suba considerablemente.