Licencia para reformar
Los permisos de obra son obligatorios por ley.(Archivo).

Cambiar los radiadores de sitio, reformar el baño, incorporar la terraza... El mes de septiembre es una buena época para vencer la pereza y llevar a cabo, por fin, aquellas obras que llevan tanto tiempo proyectadas. Sin embargo, no todo es una cuestión de voluntad. Los permisos requeridos para poder hacer reformas en casa pueden convertirse en una carrera de obstáculos.

El primero a salvar es el permiso del ayuntamiento, imprescindible para realizar cualquier obra menor. Para obtenerlo, habrá que presentar el proyecto, el presupuesto y fotografías de la zona que se quiere reformar. En un plazo máximo de diez días hábiles obtendremos una notificación con la respuesta.

Elementos comunes

Una vez obtenido el permiso municipal, el siguiente paso es hablar con los vecinos. «El propietario está obligado a dar cuenta de las obras al presidente de la comunidad, algo que se suele olvidar», explica Patricia Briones, de la Secretaría Técnica del Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid. Una vez conocidos los plazos y dimensiones de la obra, el presidente puede convocar a los vecinos si lo cree oportuno.

«Lo que pretende la ley es que la comunidad tenga la certeza de que no se van a alterar elementos comunes», añade.

Si las obras  suponen una modificación en esos elementos –como el cerramiento de una terraza–, el propietario deberá contar además con la aprobación por unanimidad del resto de vecinos.

Sin molestar a los vecinos

Para abordar una reforma, necesariamente se tienen que utilizar los elementos comunes. Es entonces cuando llegan los problemas por el uso de ascensores, pasillos o escaleras ante la posibilidad de que se produzca algún deterioro. Es responsabilidad del propietario la limpieza y la reparación, si fuera necesaria, de dichos elementos. La obligación de quien hace una obra es dejar el inmueble en el mismo estado en que estaba, así como hacerla entre las 8 de la mañana y las 9 de la noche para evitar molestias.