Aprende a enseñar tu casa
La luminosidad de la vivienda es una de las características más apreciadas. (Archivo)

Todo el que tenga una casa en venta o alquiler debe estar preparado, en cualquier momento, para recibir la visita de posibles compradores o inquilinos. Y esto no sólo significa que la casa debe estar en buen estado de mantenimiento, hay otros elementos a considerar que pueden hacer decidirse por ella al que la vea por primera vez.
a tener en cuenta

Disponibilidad.- Si la hemos anunciado a través de una agencia, tenemos que estar dispuestos a recibir visitas a cualquier hora. Si ponemos dificultades, es posible que se salten nuestra casa y enseñen otra a sus clientes.

Con o sin gente.- Los futuros inquilinos se sienten como intrusos si les enseñan una casa con sus moradores. La verán deprisa y con ganas de marcharse. Es mejor ausentarse durante un par de horas. Si no podemos, es mejor quedarse en una habitación y no facilitar información, salvo que nos pregunten. Deja hacer al profesional.

Iluminación.- Cuando alguien venga a ver nuestra casa, es conveniente encender todas las luces del interior y el exterior. De noche, la luz da un aspecto acogedor y familiar a la casa, vista desde la calle. De día, ayuda a mitigar las sombras del sol e ilumina las áreas que no reciben luz directa de fuera.

Fragancias.- No conviene perfumar la casa. Muchas personas detestan los perfumes o pueden ser alérgicas. Además, es obvio por qué lo hemos hecho. Un buen truco es poner en el horno durante unos minutos un poco de extracto de vainilla, de la que se emplea para repostería. Es agradable  y dará la impresión de que hemos estado cocinando.

Mascotas.- Si tenemos animales de compañía, es imprescindible que estén atados. A muchas personas no les gustan y pueden sentir el deseo irracional de salir de la casa cuanto antes.

Higiene.- Mantén la casa lo más limpia posible. No olvides sacar previamente la basura o, al menos, apartarla de la vista. Hay que hacer lo mismo con papeleras y ceniceros.