A partir de hoy, los hombres que sufren incontinencia urinaria, debido a haber pasado por una intervención para curar el cáncer de próstata, podrán ver solucionado su problema en apenas unas horas, con una nueva operación y sin apenas posoperatorio.

Se trata de una técnica que el doctor Peter Redher, del Hospital Universitario de Innsbruck, presentará hoy en el hospital de Mendaro. Es inédita en el Estado y consiste en la introducción de una malla sintética de polipropileno en la uretra, que funciona como hamaca y evita las pérdidas. «Estamos esperanzados porque la nueva técnica reduce los costes y la estancia del paciente», señala Peio Arrosagaray, jefe del Servicio de Urología del centro.

Buen estado de la sanidad vasca

Pese a los numerosos problemas y críticas que ha recibido, sobre todo por parte de su propio personal, la sanidad vasca se mantiene entre las cinco mejores de todo el Estado.

Así lo asegura el IV Informe sobre los Servicios Sanitarios de las Comunidades Autónomas, elaborado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP).

Euskadi se encuentra estancada en la quinta posición, la misma que el año pasado y un puesto más abajo que en 2005. En primer lugar se sitúa ahora Aragón, seguido de Navarra, Cantabria y Asturias.

Uno de los parámetros utilizados para valorar la calidad sanitaria en cada comunidad es el gasto per cápita, es decir, el dinero medio invertido en cada habitante. En Euskadi alcanza los 1.342 euros, 118 más que la media del conjunto de España.

Otro de los aspectos más valorados es el número de camas hospitalarias por cada mil habitantes, en lo que nuestra comunidad ocupa el cuarto lugar, con 3,99, pero lejos aún de Cantabria, que cuenta con 4,31 camas por cada mil habitantes.

El estudio valora, además, otros parámetros como el gasto farmacéutico, habitantes por médico y personal de enfermería o la valoración de los propios pacientes.

El conjunto de todos los indicadores da un resultado máximo de 40 puntos, al que no llega ninguna. Euskadi alcanza los 32, cerca de los 34 de Aragón y Navarra.

Mala gestión

En el lado contrario se encuentra la Comunidad Valenciana, con 14 puntos, y Madrid y Murcia, con 18. Estas tres comunidades llevan cuatro años ocupando las últimas posiciones de esta clasificación. «Quizás se debe al hecho casual de su color político», señaló Marciano Sánchez Baile, portavoz de la FADSP, en alusión a que el PP gestiona estas comunidades.